Paralelo

El paralelo es el proceso necesario para mantener la estabilidad en la conducción del vehículo y prolongar la vida de los neumáticos, en definitiva, asegurarse de que las llantas trabajen de forma paralela y que tengan contacto con el pavimento en el ángulo correcto.
Una mala alineación de las ruedas aumenta el desgaste y el deterioro de los neumáticos, además partes mecánicas de la dirección pueden verse afectadas. Por el efecto de arrastre de los neumáticos provocado por una mala alineación, el vehículo consume más carburante. Una correcta alineación de las 4 ruedas te asegura un comportamiento óptimo y las mejores prestaciones de tu vehículo.
La alineación de las ruedas o “paralelo”, como a veces se llama, consiste en poner paralelas las ruedas de cada eje y paralelos los ejes entre sí, y ajustar los diferentes ángulos de las ruedas, según los valores establecidos por el fabricante del vehículo. Los parámetros principales de la geometría de dirección son la convergencia o divergencia, caída positiva o negativa, etc.
¿Cuándo debo alinear la dirección?
  • Cada vez que cambies los neumáticos,
  • Cuando se aprecie una tendencia del vehículo a irse a un lado,
  • Cada vez que se realice un cambio de amortiguadores
  • En general cuando se dé un mantenimiento sobre la dirección.