Cambio de Baterías

La batería de arranque de un coche aporta potencia eléctrica al motor para que éste se ponga en funcionamiento y además alimenta a todos los dispositivos eléctricos del vehículo cuando el motor está apagado. Estos dispositivos pueden ser el cierre centralizado, la iluminación, el limpiaparabrisas, el reloj, el GPS o la radio.

Es aconsejable revisar la batería del coche cada 6 meses cuando el vehículo tenga más de 2 años, mientras que  a los 4 años a menudo resulta conveniente cambiarla, aunque esto es muy relativo. La vida útil de una batería varía mucho según el uso que se haga del vehículo, la marca de la misma y otros factores. En algunas ocasiones el desgaste se produce antes de tiempo debido a una avería en el alternador, si se hace un uso excesivo del arranque o si se mantiene inactiva durante largas temporadas.

Las baterías son bastante sensibles a las temperaturas extremas, sobre todo si son muy bajas. Las baterías que están muy usadas no suelen resistir heladas u oleadas de calor muy acusadas. Es especialmente importante revisarlas en invierno, ya que en esta época se encuentran más frías y, por ende, más vulnerables ante cualquier problema añadido.

El conductor debe plantearse cambiar la batería cuando comience a ver los primeros síntomas de desgaste: cuando el motor arranca con dificultad o poca potencia, por ejemplo. Si se deja transcurrir demasiado tiempo con la batería desgastada, no sólo puede estropearse totalmente, sino que el vehículo puede sufrir otras averías.